Búsqueda interrumpida

El joven escritor esta decidido a emprender un viaje hasta la casa de los padres de ese fantasma que se le ha aparecido, que le encomendó buscar unos escritos que cree conveniente que sean vistos a la luz. Tal lugar queda a unos diecisiete kilómetros al sur, y se llama El Tropezón. Vaya nombre para un pueblo lejano, de donde el joven escritor se encuentra en ese instante. Deberá juntar algunas monedas viejas, y tomar el tren.

El tren es de esos que se parecen hoy en día a los cargueros, con grandes vagones, diferenciados unos de los otros, estando de un lado las clases altas, y por el otro las bajas.

Y la estación pareciera ser una casa antigua, tipo chalet, dentro de ese lugar desolado conocido como El Tropezón, donde hay mas calles de tierra que aburrimiento.

Nada extraño ni extravagante puede pasar allí. Por eso la gente se altera cuando llegan algunos peregrinos de la ciudad de unos diecisiete kilómetros del norte.

En el viaje, todo transcurre normal, hasta que al bajar, le piden el boleto correspondiente.

El joven lo busca hasta que duda haberlo sacado. Y como es tal el alboroto generado, las autoridades se adueñas de la situación.

Y nuestro escritor, es demorado por horas en la comisaria mas cercana. Y en una celda, descansa de todo el trajín por horas.

Quedando interrumpido la continuación del relato hasta que lo liberan.

Pero es cuando esta dormido que ocurre lo distinto, lo llamativo: En un abrir de ojos se le aparece otro fantasma, el de una mujer, que de manera intensa y severa, le susurra: <Voy a hacer lo imposible para que consigas esos escritos>.

La secuencia se corta en seco, con una plano negro. Los ojos del joven escritor vuelven a cerrarse.

FMQ

Advertisements

Búsqueda

Sentado en una silla de madera vieja, se encontraba un joven con intenciones de comenzar algo nuevo, aunque no supiera que:

Un comienzo, una trama, un desenlace, era lo que el joven intento de escritor buscaba o mas bien, necesitaba, puesto que sus intenciones de expresarse estaban en la divulgación y eran ahí donde tenia que enfocarse.

Pero no, desistía, no era lo suyo, tachaba, volvía a escribir, volvía a tachar. Lo suyo era eso, no saber lo que era.

Así de confuso, un día de otoño -si, las hojas caían- invento un buen comienzo para una historia de una búsqueda desesperante, y tal primer párrafo decía:

“Fue en esos tiempos de caminata continua cuando se le apareció el famoso fantasma del joven que nunca había podido amar a nadie, que le dijo: <Oh tú, joven que tienes toda una vida por recorrer, ¿Porque no vas hasta mi casa y le preguntas a mi cruel familia donde guardan mis escritos amorosos? >. El joven, el vivo-no el fantasma- dijo <¿Amorosos?>  pareció burlarse, acotando: <Ya se quien eres tu. Con todo lo que haz hecho, no tienes ni el derecho de hablar de amor, tu que mataste a la única mujer que amaste, persona vil y cruel>. El fantasma, el espectro, pensó sin decir nada, hasta que soltó una frase demoledora: <Te equivocas, yo mate a la única que jamas pude amar>. Tanto silencio prolongado provoco la desaparición del fantasma. Restaba ir a la casa de su familia a buscar sus escritos amorosos.”

FMQ

Sin desafíos a cumplir

“Sin desafíos a cumplir, ya sin temor” reza una metáfora no tan conocida del mundo del rock.

Uno, de un tiempo a esta parte, no sabe si creerla o no, porque tiene que hacer otras cosas, seguir la cotidianidad, coincidir con la gente que lo rodea, que lo acepten, y disfrutar de los sabores que su existencia le permite.

Todo-el bendito todo- así, sin importar nada. Ni siquiera si se esta en igualdad de condiciones comparado con otros que tienen mas, tienen menos. ¿Tienen que?

¿Sera cierto eso? ¿Trataremos de vivir una vida para llegar a un hipotético final fatal y decir que ya está, se termino? No lo se. Se que no lo se.

Ah, filosofaba el tipo. Vuelvo a los relatos.

FMQ

LA MISTERIOSA CONCEPCIÓN DE LA VIDA

Si uno dice con gran entusiasmo que un niño es lo mejor que puede pasarle a la vida, esa vida incógnita, que lo recibe, la concepción del mismo nos debería sorprender, a pesar de los avances científicos que demuestran que eso realmente ocurre, esta en lo correcto.

Pero debería preguntarse, sin tener en cuenta la ciencia, como es posible que tal acontecimiento ocurra. Sabemos que es difícil hacerlo.

No estaría aun en condiciones de refutarle esa afirmación a la ciencia, que nos indica que la concepción de la vida es claramente visible. Bueno, en una humilde opinión, a costa de cualquiera que le resultaría no tan asombroso, pues ella -la vida-se jacta de algo distinto a eso, la vida es algo que nunca conoceremos.

Ella se jacta del misterio, eso que según muchos, nos es develado al morir, y que casualmente comienza a ocurrir desde que comenzamos a nacer, allá en el vientre materno.

Sacando de lado la ciencia y toda otra teoría que no venga al caso, queremos concluir por el apuro en que no es distinto la concepción al nacimiento, jactándose la primera como artífice de la segunda, cuando todo empieza, y uno transita haciéndose todo tipo de dramas sin imaginar siquiera que pasaba cuando no se habitaba en el mundo, ara darse cuenta de que no sera muy distinto lo que pasara después.

FMQ